Quedate en casa! Te envíamos tu compra para que no tengas que salir!

Dije de ónix naranja engarzado en alpaca

Incluye cadena de acero quirúrgico de 40 cm (en caso de preferir cordón de cuero podés indicarlo en el check out de la compra)

Medidas 

chicos: 2 cm x 2,3 cm

grandes: 3 cm x 3,2 cm

Grandes:

Ónix Naranja, también conocido como aragonita

☄️Aragonita☄️
Es una piedra sanadora y terrenal que ayuda a asentar las energías. Sintonizada con la Diosa Tierra, favorece la conservación y el reciclaje. Esta piedra transforma la tensión geopática. Por su capacidad de centrar y asentar las energías físicas, resulta útil en tiempos de estrés. Estabiliza los chacras base y de la tierra, profundizando la conexión con la tierra.

Te devuelve suavemente a la infancia, o más allá, para explorar el pasado. Enseña paciencia y aceptación. Combate el exceso de sensibilidad. Es buena para la gente que se esfuerza demasiado, pues facilita que deleguen más.

Su energía práctica genera disciplina y fiabilidad, y desarrolla un planteamiento pragmático de la vida. Esta piedra ayuda a la concentración, aportando a la mente flexibilidad y tolerancia. Combate la ira y la tensión emocional. Provee fuerza y apoyo.

Es una piedra que te ayuda a sentirte cómodo en tu propio cuerpo. Combate la enfermedad. Aterriza y centra el cuerpo.
Estabiliza el desarrollo espiritual descontrolado. Devuelve equilibrio y prepara para la meditación, elevando las vibraciones hasta un alto nivel espiritual y llevando energía al cuerpo físico.

Textos de Judy Hall

Corazones de Ónix Naranja

$650
Corazones de Ónix Naranja $650
Entregas para el CP:

Medios de envío

Dije de ónix naranja engarzado en alpaca

Incluye cadena de acero quirúrgico de 40 cm (en caso de preferir cordón de cuero podés indicarlo en el check out de la compra)

Medidas 

chicos: 2 cm x 2,3 cm

grandes: 3 cm x 3,2 cm

Grandes:

Ónix Naranja, también conocido como aragonita

☄️Aragonita☄️
Es una piedra sanadora y terrenal que ayuda a asentar las energías. Sintonizada con la Diosa Tierra, favorece la conservación y el reciclaje. Esta piedra transforma la tensión geopática. Por su capacidad de centrar y asentar las energías físicas, resulta útil en tiempos de estrés. Estabiliza los chacras base y de la tierra, profundizando la conexión con la tierra.

Te devuelve suavemente a la infancia, o más allá, para explorar el pasado. Enseña paciencia y aceptación. Combate el exceso de sensibilidad. Es buena para la gente que se esfuerza demasiado, pues facilita que deleguen más.

Su energía práctica genera disciplina y fiabilidad, y desarrolla un planteamiento pragmático de la vida. Esta piedra ayuda a la concentración, aportando a la mente flexibilidad y tolerancia. Combate la ira y la tensión emocional. Provee fuerza y apoyo.

Es una piedra que te ayuda a sentirte cómodo en tu propio cuerpo. Combate la enfermedad. Aterriza y centra el cuerpo.
Estabiliza el desarrollo espiritual descontrolado. Devuelve equilibrio y prepara para la meditación, elevando las vibraciones hasta un alto nivel espiritual y llevando energía al cuerpo físico.

Textos de Judy Hall